06 febrero 2009

El trabajo del cristiano

Antes de iniciar la reflexión de esta semana quiero contarles que ya he terminado los exámenes finales de este primer semestre, muchas gracias a todos por su apoyo moral y espiritual, Dios les bendiga.

En la tan mencionada crisis económica que vive el mundo, uno de los aspectos más complicados es el tema del desempleo, despidos y cierres de empresas. Aquí mismo en España la cantidad de gente en paro como llaman acá ya supera los tres millones trescientas mil personas. Todos los días leemos en los periódicos u oímos en las noticias de la radio y la televisión que otras empresas cierran. Un tema bien serio para quienes están viviendo esta cruel realidad, pero que debe hacernos reflexionar a todos.
Justamente la Palabra de Dios de este domingo 8 de febrero, quinto del tiempo ordinario, (Si sacamos cuentas dentro de un año exactamente habrá elecciones presidenciales en mi querida Costa Rica, desde ya el Señor ilumine a los SERVIDORES DE LA PATRIA y a los ELECTORES, que igual responsabilidad tenemos todos) nos presenta este tema de manera interesante desde diferentes perspectivas.
-Job en la primera lectura (7,1-4.6-7) nos muestra un sentimiento muy humano como de decepción o frustración ante la vida, cuando esta no sale como la habíamos pensado, o por lo que nos habíamos esforzado, inclusive se compara con un jornalero o esclavo que solo espera su salario, pero la espera es pesada y poco optimista. Es creo la actitud de tanta gente desempleada o que busca desesperadamente un nuevo trabajo. En su corazón hay decepción, angustia, impotencia. Muchos en la tribulación llegan a tomar decisiones garrafales, como dolorosamente leía la noticia de una pareja de migrantes en Estados Unidos, ambos desempleados que optaron por quitarse la vida y hacerlo también a sus cuatro hijos, pues no encontraban una salida a su situación. Esto nos hace recordar, si tenemos que vivir algo así que la desesperación es la peor consejera, que el cristiano debe saber confiar en la providencia divina, aunque su paciencia sea histórica. Es recordar la bondad gratuita del Dios que alimenta las aves del cielo y viste a los lirios del campo y que mas hará con nosotros porque valemos más que eso. Como decían los abuelos no olvidar que a nadie le falta Dios.
-El Evangelio de Marcos (1,29-39) nos presenta la sanación de la suegra de Pedro, obviamente no fue por esto que Pedro negó a Jesús, como piensan algunos que no quieren a las suegras. Más que en la sanación física quisiera quedarme con la idea que nos da el evangelista:"Jesús la toma de la mano y la levantó, se le pasó la fiebre y se puso a servirles"
El trabajo del cristiano es el servicio y esto debe caracterizarlo en toda actividad o función que realice. Uniéndolo al tema que veníamos tratando podríamos pensar en tanta gente postrada por las fiebres modernas, veamos algunas:
-La fiebre del conformismo y la mediocridad, hago todo al mínimo esfuerzo, lo que hace que se vuelva tedioso, cansado y aburrido, hasta sin sentido, un verdadero yugo.
-La fiebre de la pereza, que nos lleva a posponer las responsabilidades y a dejar para último momento lo que es importante, generando mas estrés de la cuenta.
-La fiebre de la injusticia, que provoca que unos recarguen sus responsabilidades en otros, lo que suscita gran desigualdad laboral y no siempre las mismas compensaciones económicas o motivación, para todos.
-La fiebre de la burocracia, que alarga los trámites y prolonga los procedimientos en circunstancias a veces muy urgentes para sus beneficiarios.
-La fiebre de la corrupción, que impide que a muchos lleguen todos los servicios básicos que necesitan, o solo unos cuantos privilegiados sean los que se beneficien.
Si hoy tenemos un trabajito cuidémoslo, pero sobre todo pidamos al Señor que nos levante de esos aspectos negativos, que como una fiebre indispone a la persona a quien Dios ha dado el trabajo para su realización, para el servicio de los demás y para la construcción de un mundo mejor.
Pero el trabajo del cristiano no es solo la labor social de retribución económica, donde desarrollo mis capacidades y talentos, también debemos considerar el anuncio del Evangelio como una tarea asumida por Cristo y asignada a sus discípulos. Así lo vemos al final del Evangelio, como Jesús les pide irse a otras aldeas para predicar ahí, pues ha eso ha venido, aclara. Parece entonces que el trabajo de Cristo no era sanar gente, para eso dejará a los médicos, que deben hacer con mucho servicio y caridad esa labor. Más si ha sanado a la suegra de Pedro y a tantos más es para dejar claro que su misión es predicar la Buena Nueva y esto es un bien integral para el hombre.
De igual forma San Pablo en la segunda lectura (I Cor. 9,16-19.22-23) presenta la predicación como algo que para él es obligación - necesidad: "ay de mi si no anuncio el Evangelio". Es el oficio que le han encargado y su paga es el mismo anuncio. Que detalle más lindo este, el cristiano no debe hacer nada por el dinero o la recompensa que recibirá a cambio, sino por la alegría de poder hacerlo en el nombre del Señor. Cuando me iba a venir a España alguien me preguntó: ¿Si usted ahora va y estudia eso, cuando vuelva va a ganar más o lo suben de puesto? En la sociedad competitiva y materializada que vivimos los cristianos debemos trabajar en lo que hagamos, testimoniando con nuestra vida que hay más alegría en dar que en recibir.
¿Cuál es el trabajo del cristiano, salir a anunciar la Palabra de Dios a todo el mundo? si lo puedes hacer además de tu trabajo diario en buena hora, a todos los que puedas háblales del amor de Dios, pero sino por lo menos en la forma de hacer tu trabajo, que se vea la alegría y generosidad de dar lo mejor de ti, como una oportunidad que Dios te da y muchos, pero muchos hoy no tienen..
Volviendo a mis exámenes espero en Dios, que el resultado sea bueno, pues soy consciente de que en este momento de mi vida que no estoy en parroquia ni en ningún servicio diocesano, estudiar es mi trabajo y responsabilidad, aunque ha costado un poco sacar el herrumbre de 14 años de inactividad intelectual fuerte, pues he tratado de hacer el mejor esfuerzo posible.

video